¡Al visitar Carcasona se descubren dos ciudades en una! Carcasona tiene sin duda la ciudadela medieval, monumento clasificado en el Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO, pero también cuenta con la bastida Saint-Louis, la ciudad baja por donde pasa el Canal du Midi, también clasificada como Patrimonio Mundial. Aquí os proponemos un recorrido desde la ciudadela a la bastida…

La Cité Médiévale

Esta gran fortaleza medieval, instalada en una colina en el margen derecho del río, cuyas fuertes murallas cuentan con 52 torres que dominan el valle, fue completamente restaurada por Viollet-le-Duc en el siglo XIX.

Carcassonne, magasin, cité, couple

Recorred las callejuelas pavimentadas para descubrir las «échoppes». Los más pequeños, armados con una espada y un escudo, partirán a la conquista de la ciudadela medieval como un verdadero caballero. La ciudadela es un terreno de juego para los niños gracias a las murallas, las puertas, las barbacanas… ¡¡¡¡Descubridla en familia!!!!

Visita obligatoria
El castillo Condal y las murallas, la basílica Saint Nazaire, la puerta Narbonnaise, la torre del Tréseau.

Visite de la Cité de Carcassonne en couple, porte d'Aude ©Philippe Benoist - ADT de l'Aude
Café en terrasse sur la place Marcou ©Philippe Benoist - ADT de l'Aude

Pausa de relajación

La ciudadela medieval os propone una amplia oferta de restaurantes, bistrots, bares y bares de tapas que podéis elegir según vuestros gustos: Momento de relajación a la sombra de la Place Marcou, o bien, una velada en la Place Saint Jean donde os espera una pausa gastronómica e intimista con vistas al castillo.

El Puente Viejo

Recorred el Punto Viejo, puente medieval del siglo XIV que durante siglos fue el único punto de paso entre la bastida Saint-Louis y la ciudadela. Este puente peatonal es seguramente uno de los lugares más románticos de la ciudad. Aquí se puede fantasear con el ocio al admirar el paisaje, se puede disfrutar de unas vistas que cortan la respiración del conjunto de la ciudadela que se alza ante vosotros en casi un kilómetro de largo.

Lo mejor de lo mejor: pasear por la noche, cuando las murallas están iluminadas… Una visión mágica, todas las noches del año, incluso fuera de la temporada turística… ¡ya que los habitantes también tienen derecho a admirar su ciudadela sin turistas! ¡Algo de lo que uno nunca se cansa!

Vue sur la Cité de Carcassonne depuis les vignes ©Mairie de Carcassonne

EXPERIENCIA

Carcassonne, paseo medieval entre castillo y callejones

1 día

VER EXPERIENCIA

Carcassonne, musée des beaux arts, couple

La Bastida «Saint-Louis»

Si continuáis el paseo llegaréis a la ciudad baja de Carcasona, que también se conoce como «La Bastida Saint-Louis». La Place Gambetta es el punto de entrada de vegetación de la bastida, decorada con rosales, esculturas, espejos de agua, un kiosco gastronómico, un carrusel donde disfrutan las familias con niños, y el Museo de Bellas Artes

Dirección Place Carnot

Subid la calle de Verdun y recorred las calles comerciales, pero no olvidéis levantar bien la vista para admirar las coloridas fachadas de los palacetes de los siglos XVII y XVIII.
En plein marché sur la place Carnot à Carcassonne ©Philippe Benoist-ADT de l'Aude
Carcassonne, place carnot, fontaine neptune

Finalmente, llegaréis a la Place Carnot, sombreada y animada por las terrazas de las cafeterías, revestida de mármol rojo de Caunes-Minervois (cantera de mármol a unos pasos de la ciudadela) y en el centro, la fuente de Neptuno…

No olvidéis que los sábados es el día del mercado de las flores, las frutas, las verduras y los productos locales, ¡un ambiente especial os está esperando! A escasos pasos podéis visitar Les Halles para descubrir productores locales que alardean de sus méritos, su saber hacer y la calidad de sus productos: embutido, carne, pescado…

El Canal du Midi

Entre la estación de trenes y la plaza André Chénier, descubriréis el Canal du Midi, una red de agua creada por Pierre Paul Riquet para conectar Toulouse con el Mediterráneo.

Desde el puerto deportivo podéis partir para descubrir el canal, a lo largo de los caminos de sirga andando o en bicicleta, práctico, fácil y accesible para todos.

Embarcaos en una barraca para un paseo comentado por el canal y así conocer su historia y su funcionamiento. Además, tendréis la suerte de poder vivir la experiencia de pasar una esclusa.