El departamento del Aude, situado a tan solo una hora y media de la frontera con España, tiene su nombre del río que lo atraviesa y forma parte de la región de Occitanie. Entre Toulouse y Montpellier, está rodeado por el Mediterráneo al este, la Montagne Noire al norte y los Pirineos al sur. Del Mediterráneo a los Pirineos, el Aude es un extraordinario mosaico de paisajes, que te recibe en el Pays Cathare para compartir su patrimonio, su pasión por la fiesta y, sobre todo, para conocer a sus habitantes.

Castelnaudary

Lapradelle-puilaurens, chateau

Haute Vallée de l’Aude

Región de profundos desfiladeros, viñedos en ladera y cumbres pirenaicas. Ideal para practicar el senderismo y el descenso de aguas bravas.

Los misterios y las leyendas te esperan en Bugarach o Rennes le Château.

¡La festiva ciudad de Limoux calienta el ambiente con su carnaval y su vino Blanquette!

Haute Vallée de l’Aude

Leucate, vue sur la mer

Corbières-Minervois-Narbonnaise

Las «ciudadelas del vértigo» dominan la belleza salvaje de las Corbières, un paraíso para el senderismo y las rutas en bicicleta o en bicicleta de montaña.

El Canal du Midi serpentea a través de la región de Minervois y sus viñedos.

Narbona posee un patrimonio histórico excepcional, situado muy cerca de las playas y los centros turísticos ideales para las familias, los spots de deportes acuáticos frecuentados por riders de todo el mundo, amantes del kitesurf y el windsurf. Las lagunas y los espacios naturales están protegidos en el PNR (Parques Naturales Regionales).

Corbières-Minervois-Narbonnaise

Carcassonnais Lauragais

Carcassonne, Patrimonio de la Humanidad, es, junto con el Canal du Midi, la etapa obligada a recorrer en bicicleta o en barcaza.

La Montagne Noire domina la región con sus majestuosos bosques y sus lagos.

Castelnaudary, capital de la región del Lauragais, salpicada de colinas y molinos de viento, es célebre por su «cassoulet».

Carcassonnais-Lauragais

Nuestro ADN

¡Ven a recargar las pilas!

En pleno corazón de Occitanie, muy cerca de España y Cataluña, el Aude es famoso por la riqueza y la diversidad de sus paisajes. ¿Acaso no recibe el nombre de la «Pequeña Francia»?
Playas interminables de arena fina ideales para las familias, paisajes de viñedos hasta donde se pierde la vista, las cumbres pirenaicas, gargantas: bastan unos minutos para pasar de un paisaje a otro.

Nota:
En el Aude, país de cultura y tradiciones, disfrutarás de innumerables productos auténticos y sabrosos para el máximo deleite de tu paladar. ¡Aquí no te faltarán ocasiones para saborearlos! El saber hacer y la calidad reunidos bajo la bandera la marca comercial Pays Cathare® se identifican por su etiqueta azul.

El Aude es un pequeño paraíso para los amantes de la naturaleza...

Aquí, las zonas naturales, poseedoras de una gran biodiversidad, albergan una flora y una fauna excepcionales. Tómate el tiempo para observar a los flamencos rosas, respirar el aroma de los olivos, pasear por los bosques de la Montagne Noire o de los Pirineos…

¡Quien dice naturaleza, dice deporte!

El Aude es un destino ideal para los deportistas de todo tipo. Tenemos deportes para todos los gustos: ciclismo de montaña, cicloturismo, equitación, rafting, deportes de invierno, kitesurf, senderismo, escalada y muchos otros…

le Canal du Midi, bateaux et vélo ©C. Deschamps, ADT de l'Aude
Visite avec les enfants au Musée des dinosaures à Espéraza ©CCI de Carcassonne

… y los amantes del patrimonio

Pocos departamentos franceses poseen un patrimonio tan rico de todas las grandes épocas de la historia. En el Aude, viajarás al país de los dinosaurios, entrarás en el mundo de los romanos, revivirás la epopeya cátara y descubrirás la obra más grande del siglo XVII: la del Canal du Midi.
El Aude posee sitios y monumentos incomparables, dos de los cuales son Patrimonio de la Humanidad…

El país del «buen vivir» y del «buen comer»

Manger un bon Cassoulet au Comte Roger dans la Cité de Carcassonne ©Philippe Benoist-ADT de l'Aude

Al igual que su patrimonio cultural, el Aude ha sabido transmitir su gastronomía a lo largo de los años y las generaciones. Basta con recorrer sus numerosos mercados para comprender la importancia del «buen comer» en el Aude..

La famosa cassoulet de Castelnaudary por supuesto, las ostras y los mejillones de Leucate y Gruissan, la trufa negra del Pays Cathare, las olivas, la miel y los quesos, las aves de granja del Lauragais, la charcutería de la Montagne Noire del Pays de Sault…

¡Los amantes del vino podrán recorrer las rutas de los vinos para catar los mejores «crus» de las 8 AOP del Aude directamente en los viñedos y bodegas de nuestros viticultores para disfrutar de unos agradables momentos compartidos!

¡Ven a festejar con nosotros!

El Aude posee numerosos pueblos típicos, por los que podrás pasear y partir al descubrimiento de lo inesperado, de lugares mágicos o secretos: pueblos dedicados al libro, pueblos llenos de leyendas y misterios, pueblos dedicadas a los artesanos artísticos, pueblos de pescadores o incluso el pueblo más bonito de Francia…

¡El Aude es también un destino muy festivo! Entre los carnavales, los festivales de música contemporánea, de teatro o simplemente las fiestas de los pueblos, donde la hospitalidad es la palabra clave: ¡aquí siempre encontrarás durante todo el año un lugar donde festejar!

¡Vive al ritmo del Aude!

Le Festival de la Cité à Carcassonne ©VIlle de Carcassonne