Historia y patrimonio

Tierra de historia y de autenticidad, el Aude es un departamento lleno de contrastes y paradojas. Castillos del País Cátaro, abadías románicas, Canal du Midi, Carcassonne la medieval o Narbonne la romana, las épocas se han sucedido paulatinamente: nuestra ruta es un viaje en el espacio y en el tiempo...

ESCAPADAS URBANAS

Las ciudades del Aude se prestan de maravilla al descubrimiento a lo largo del año: el placer de pasearse al azar por las calles, el encanto de las ciudades históricas con valioso patrimonio, la diversidad de la oferta cultural y las mesas reputadas. Allí descubrirá mil y una ideas de shopping, recorrido cultural o gastrónomo...

Las Oficinas de Turismo le ayudarán a descubrir las mejores direcciones para pasar momentos de descanso y evasión: Visitas guiadas y paseos en barco o bicicleta, citas culturales, fiestas y festivales en Narbonne o Carcassonne,… descubra o vuelva a descubrir lugares a menudo insólitos y repletos de historia, ponerse manos a la obra con las clases de cocina,… tiendas, artesanos de arte o productores que llevan la marca “Le Pays Cathare ®”, grandes almacenes, mercados, ultramarinos, salones de té, parques, jardines… lugares tendencia o insólitos, night life,… ¡en resumen, todo el arte de vivir del mediterráneo…!

Carcassonne

Por cada lado del río Aude, Carcassonne está dividida entre la ciudad baja, denominada la Bastide Saint-Louis, y la ciudad alta, la Cité.

La Cité, instalada sobre un cerro de la orilla derecha del río, es una gran fortaleza medieval, cuyas potentes murallas con 52 torres dominan el valle. Fue restaurada completamente por  Viollet-le-Duc en el siglo XIX. La UNESCO la ha clasificado Patrimonio Mundial de la Humanidad.
Debe visitarse absolutamente, el Castillo Condal y su Museo Lapidario, la Basílica Saint Nazaire, que combina magníficamente estilo románico y gótico, las Portes Narbonnaises, la Torre del Trésau. Un paseo por los “Lices” es un momento de intensa emoción.

En la orilla izquierda, del otro lado del Pont Vieux (siglo XIV), la Ciudad Baja está construida según el  cuadriculado regular de las bastidas medievales, donde resulta agradable pasearse a pie o en bicicleta. Sus animadas calles comerciantes, sus plazas, sus mercados, sus palacetes y edificios religiosos merecen una visita.

Travesía por el Canal du Midi y su puerto deportivo acondicionado, cabe la posibilidad de ofrecerse un refrescante crucero de unas horas, bajo sus sombras centenarias.

Narbonne

Narbonne, Ciudad de Arte e Historia, constituye actualmente uno de los destinos más importantes del Sur de Francia.

Entre el Canal de la Robine, mar y estanques, se proponen múltiples actividades a los visitantes: cruceros fluviales por el Canal de la Robine, senderismos,  a caballo o en BTT, múltiples manifestaciones culturales  descubrimiento del patrimonio…

Gastrónomos, sibaritas y aficionados de buenos platos, también podrán descubrir en Narbonne las buenas direcciones (restaurantes tradicionales, mercados, viticultores…) emblemáticos del arte de vivir mediterráneo. No debe perderse, la Plaza del Ayuntamiento, en la que un día se puso una porción de la Via Domitia, el excepcional conjunto monumental del Palacio de los Arzobispos y de la catedral Saint Just y Saint Pasteur, el Museo de Arte e Historia y el Museo Arqueológico y sus colecciones antiguas, que forman parte de las más valiosas de Europa, el Horreum Romano y la Casa Natal de Charles Trenet.