Cada región natural del Aude se caracteriza por un paisaje particular.
Así pues,  al este, la laguna y los estanques del litoral forman una barrera entre las tierras y las playas del mar Mediterráneo, bañadas de sol.

Al este en las tierras, los montes bajos y la garriga dominan los paisajes atormentados de Corbières, mientras que la vid se extiende en los suaves viñedos del Minervois.
Al norte y al oeste, La Montaña Negra está constituida por bosques de robles y hayas, lagos y cascadas.
El Lauragais despliega sus paisajes ondulantes, donde la agricultura de cereales moldea las colinas. Allí podemos encontrar planos de agua, como el lago de la Ganguise. 

Por la planicie del País de Carcassonne  corre el Aude y el Canal du Midi...
El Alto valle del Aude es la puerta de entrada de los Pirineos, sus laderas vitícolas y sus gargantas y desfiladeros encajados dan prueba de la diversidad de sus paisajes.
El País de Sault en los Pirineos está dominado por hayales y abetales. Sus bosques son reputados por su flora y fauna particularmente ricas...