Gastronomía y vinos

Los vinos del Aude



Las denominaciones del Aude modeladas por los hombres, barridas por los vientos y doradas por el sol, expresan su identidad con fuerza. La lengua canta alto y claro, los perfumes de la tierra se responden los unos a los otros y exhiben su diversidad con orgullo e insolencia. Tierra con acento del Midi controlado donde las viñas tutean al cielo y os cuentan veinte siglos de historia.

Descubre las bodegas y los dominios del Aude País Cátaro

Cabardès

El Cabardès siempre ha sido un  territorio, un país, equilibrio Este y Oeste, Norte y Sur, montañas y valles, lluvia y sol.
De esta diversidad nació un vino de gran personalidad.

Los 18 pueblos de la Denominación de Origen Controlada  Cabardès están situados en la vertiente sur de la Montaña Negra, en el punto de encuentro de dos climas, que permite la asociación única de dos familias de vides: atlánticas (merlot, cabernet, cot) y mediterráneas (syrah, grenache). Una D.O.C. " vent d'est, vent d'ouest "...

La región ideal para pasar una estancia y descubrir los vinos del Aude ¡Páis Cátaro!

Clape Quatourze

La Clape es una antigua isla, caracterizada por sus altos acantilados calcáreos, sus barrancos y valles cubiertos con pinares y bosquecillos de encinas que contrastan con el azul del horizonte marino.

Este macizo que posee un prestigioso pasado es un lugar arbolado y clasificado, extraordinario por su encanto y su diversidad, su vegetación y su fauna preservada. El Vino de la Clape, mensajero de este macizo de colores vivos y luminosos, también está lleno de encantos que deben descubrirse durante un fin de semana de descubrimiento…

El área de producción de esta DOC abarca 900 hectáreas, numerosos productores, bodegas particulares y bodegas cooperativas, gran número de ellas pueden visitarse.

Los viticultores de la Clape dan la preferencia a la syrah, el mourvèdre y la garnacha para los tintos, el bourboulenc (malvasía) para los blancos, y al darse cuenta que el futuro está en los vinos de calidad y muy tipificados, la zona de denominación de origen  fue delimitada y creada en 1985.

Corbières

El viñedo de Corbières, que abarca un inmenso territorio,  se beneficia de condiciones climáticas muy favorables: una insolación importante, un viento del Norte seco, garantizando a las vides un buen estado sanitario.

Con sus tres colores y sus diferencias, los vinos de Corbières se dividen entre once pagos, cada uno de ellos tiene una fuerte identidad.  Su respectiva capacidad para producir vinos de alta expresión personalizados constituye una baza para la construcción, el desarrollo y la influencia de la Denominación Corbières.

Fitou

Los vinos de Fitou, siempre tintos, son los primeros vinos del Languedoc en haber recibido desde 1948 la Denominación de Origen Controlada.
Tintos de gran calidad, producidos entre el sur de Corbières y el Mediterráneo, el grado mínimo de estos vinos no debe ser inferior a 12° y el rendimiento por  hectárea no debe superar 30 hectolitros.

Los Fitou - cuya denominación sólo se otorga a los vinos cuyo envejecimiento en bodega supera 9 meses- son vinos calurosos con la característica frutada de la Garnacha. Presentan un gran vigor, un color denso con una nariz de vileta y de romero.

"El cru" se celebra el 4 de agosto. Un gran número de bodegas se visitan a través de los 9 pueblos que componen el área de denominación. Venga a pasar un fin de semana cata de vino, o una estancia enológica más larga.

Limoux

En 1531, en las bodegas de la Abadía benedictina  de Saint Hilaire, un monje constata que el vino que puso en botella y tapó con corcho “saca espuma”.  ¡Hay burbujas en el vino de Limoux! Así nace el primer "bruto" del mundo, de este azar y de este viñedo.
DOC desde 1938, la efervescencia de la Blanquette de Limoux sigue siendo la señal de reconocimiento del Crémant, él también DOC desde 1990.

Los vinos de D.O.C. Limoux son el resultado de la sutil mezcla de las vides Mauzac, Chardonnay y Chenin :
- Blanquette : Mauzac (90% mín.), Chenin, Chardonnay
- Crémant : Mauzac (60 % min.), Chardonnay, Chenin (20 % máx. cada uno)
- Limoux (vino tranquilo) : Mauzac (15 % mín.), Chardonnay, Chenin
- Blanquette método ancestral: Mauzac (100 %)

El domingo de Ramos de cada año se organiza la operación “Toques y Clochers”, subasta de barriles de DOC Limoux, cuyo resultado permite renovar el campanario de uno de los pueblos del área de la Denominación. Es la ocasión soñada de venir a pasar un fin de semana para catar el vino.

Malepère

Situado al Oeste de Carcassonne en una región calcárea de relieve variado, el Cru Malepère se beneficia de condiciones climáticas especialmente tónicas, suavidad oceánica y calor mediterráneo.

Garancha y syrah se mezclan con los famosos merlot y cabernet para dar vinos potentes, flexibles y amplios, con notas de frutas rojas y de vainilla.  Este vino con capa de rubí, de la nariz intensa, se aúna a la perfección con las carnes rojas, la caza y los quesos fermentados.

Durante su estancia en el Aude, vaya a visitar las bodeguillas de los productores y descubrir la armonía de los paisajes, a las puertas de la Ciudad de Carcassonne.

Minervois

Paisajes ondulados, viejas piedras y cultura antigua, senderismo, olores de garriga, importantes tradiciones en colores…  Viñedos calurosos que se despliegan ante usted y llegan hasta esta maravilla, el Canal du Midi...  El Minervois, ¡es todo eso a la vez!
Reconocido como uno de los más antiguos viñedos de Europa, el Minervois da vinos de gran calidad, aptos para el envejecimiento.  Rojos profundos, sabores finos y equilibrados: los vinos del Minervois no pueden compararse a ningún otro.

Desde los años 50, los viticultores del Minervois han desarrollado una política de calidad que ha dado sus frutos, con en 1985 la clasificación en zona de Denominación de Origen.

Numerosos ámbitos, bodegas particulares y bodegas cooperativas producen vinos tintos, rosados blancos y moscateles, para el gran placer de los expertos o  simples aficionados…

Los vinos del país

Junto con “los grandes señores”, los vinos de Denominación, los vinos del País del Aude merecen la pena de dar un rodeo y pararse varias veces para catarlos. Un fin de semana para catar el vino es indispensable para descubrir las características de esta maravillosa región y sus vides.
Variedades de tierras, vides, tradiciones, exposiciones, son el testigo de nuestra valiosa diversidad.  Cada vino de país lleva a la escena un paisaje diferente, tales como "Cité de Carcassonne", "Côteaux de Miramont", "Val d'Orbieu ", "Vallée du Paradis", …

Hoy día, un  80% de vinos tintos ofrecen una nota muy original que responde a las exigencias del consumidor moderno.  
Vinos ligeros y amistosos, que vierten en el vaso el fruto de las tradiciones del Aude.  Los blancos y los claretes se sirven fresco, piense a ellos en el aperitivo.
Los tintos más bien a temperatura ambiente o a veces más fresca.
Entre amigos o para las comidas diarias, invíteles sin ceremonia.
Y sobre todo, no se olvide, a partir del 3º jueves de octubre los Vinos primeurs de los Países del Aude. Deben consumirse en su juventud.

¡Venga a pasar una estancia de enología y participe en las numerosas catas de vino de nuestros países para conocer una verdadera felicidad en boca!

Cartagène

La Cartagène, de muy antigua tradición vitivinicultora del Languedoc, se servía en las grandes ocasiones o con ocasión de la visita de huéspedes prestigiosos.
El viticultor lo realizaba gracias a una mezcla que decía ser sutil de su mejor mosto fresco y de su alcohol de cosechero destilador de "cru", cuyo gusto tardaba años en fundirse para dar  entonces un aperitivo de lo más agradable.

Esta denominación de Cartagène se debería a que se  añadía un cuarto de litro de alcohol a un litro de mosto, método de vinificación introducida por los Cartagineses durante el paso de Aníbal en el transcurso de la segunda Guerra Púnica (219 - 201 antes de J.C.).  
Hoy en día, los productores son cada vez más numerosos y se ha creado una verdadera competición que hace progresar la calidad.

Los vinos dulces naturales : Muscat de Rivesaltes, Saint Jean de Minervois

Bonito color amarillo claro con reflejos delicadamente dorados.  
La nariz estalla frente a las notas de flores blancas, corteza de limón. La boca, muy fluida, se desarrolla sin pesadez sobre un frescor constante, firma de un equilibrio alcohol-azúcar armonioso.  
Las notas de miel se añaden a las de la fruta.

Acompañarán quesos de  pasta azul, foie-gras, postres poco dulces (ensaladas de frutas, bizcocho, etc…) pero son autosuficientes para el  aperitivo.